Detrás de nuestra elección natural

la IMPORTANCia de una conservación NATURAL
Toda la gama de productos Farmina Vet Life y Natural & Delicious utiliza exclusivamente antioxidantes naturales (extractos ricos en tocoferol) para su conservación, que preservan la calidad de nuestra comida con total respeto a lo natural.

Los conservantes y, particularmente los antioxidantes, son compuestos con la habilidad de retrasar, prevenir, reducir o eliminar el daño de la oxidación en la comida. Desde la antigüedad, la humanidad ha añadido compuestos con poderes conservadores a los alimentos. Añadir especias era una de los pocos métodos efectivos para preservar la comida y evitar su deterioro, especialmente en las zonas más cálidas.
Algunos nutrientes de los alimentos  pueden fácilmente iniciar el proceso de oxidación: los  lípidos, generalmente, tienen una mayor tendencia a perder electrones y auto oxidarse, lo que conlleva una alteración en el color, sabor, textura, calidad y naturaleza y seguridad de la comida. Por ejemplo, la oxidación puede alterar los ácidos grasos esenciales o las vitaminas liposolubles causando cambios importantes en la calidad del alimento, mientras que la formación de compuestos odoríferos volátiles e hidroxiácidos pueden afectar al aroma y al sabor.
Los  antioxidantes dietéticos conservan la comida y también tienen efectos beneficiosos en los animales que los consuman: a nivel corporal los antioxidantes pueden reducir los daños causados por radicales libres y, en general, por Especies Reactivas del Oxígeno (ERO). Además contrarrestan el envejecimiento celular, reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas y degenerativas, frecuentemente relacionadas con el estrés oxidativo.

Por lo tanto, nuestro objetivo de naturalidad de los productos es conseguido a través del reemplazo de los antioxidantes clásicos por antioxidantes naturales. Los conservantes artificiales como el BHA y el BHT podrían tener efectos negativos en la salud de nuestros animales, incluso algunos podrían hacerse visible en el largo plazo como resultado de la acumulación.

El desarrollo de antioxidantes sintéticos comenzó en 1940 para estabilizar grasas y aceites previniendo su enranciamiento. Por lo general, su acción antioxidante es mejor y tiene una mejor biodisponibilidad.
TBHQ, BHA y BHT son los principales antioxidantes artificiales utilizados en la alimentación y su efecto en la salud es todavía controvertido. Varios estudios muestran la existencia de una correlación entre la ingesta de estos compuestos y ciertas alteraciones en los órganos de los animales a los que son administrados, especialmente con altas dosis.

La literatura reporta efectos secundarios como: efectos supresivos en circuitos de saciedad leptino-dependientes, anormalidades cromosómicas y espermáticas, interferencia con la síntesis de prostaglandinas y respuesta inmune, inducción de formación de H202 microsomal, contractilidad reducida de musculatura lisa y cardíaca e influencia en el metabolismo de lípidos y en los niveles de vitamina E, aumento transitorio de lípidos plasmáticos y colesterol; promoción del comienzo de carcinomas gástricos, de vejiga, tiroides y pulmonares; inducción de hiperplasia y citotoxicidad gástrica, hepática, tiroidea y de glándulas suprarrenales, así como hipertrofia pulmonar.
 
Estas son las razones por las que decidimos añadir a nuestras fórmulas exclusivamente antioxidantes naturales, hallados en fuentes naturales e incluyendo  carotenoides, retinoides (vitamina A), flavonoides (citrina), polifenoles (hidroxitirosol), tocoferoles (vitamina E) y ácido ascórbico (vitamina C), añadidos en toda nuestra gama de productos desde el almacenamiento de la materia prima hasta el producto final. Muchos vegetales son ricos en antioxidantes de forma natural, al igual que algunos cereales (avena), la remolacha y las patatas, frutas como la granada y la naranja y sobre todo algunas bayas (arándanos, grosella) y té verde.

Los antioxidantes naturales se pueden añadir a la comida en cantidades mayores que los artificiales, ya que los límites de seguridad son más altos; esto implica mayores costes de producción para la empresa que los utiliza, que sin embargo están justificados por una mayor salubridad.

Por último, para mayor garantía de una perfecta e ideal conservación, la totalidad de las gamas Farmina Vet Life y Natural & Delicious está envasada en una atmósfera protectora que previene la oxidación de las grasas y mantiene el sabor y la frescura, manteniendo el producto tan fresco como recién elaborado. Esta tecnología es usada también en la industria de la alimentación humana ya que el nitrógeno es un gas volátil presente de forma natural y que respiramos diariamente.
 

¿Por qué escoger sin OMG?

Un Organismo Modificado Genéticamente (OMG) es un organismo vivo con una modificación genética llevada a cabo mediante técnicas de ingeniería genética, que permiten añadir, eliminar y/o modificar elementos de los genes. La opinión de la UE sobre el tema de los OMG está basada en el principio de la precaución, por el cual cualquier producto que contenga componentes transgénicos puede tener efectos potencialmente peligrosos ya que actualmente no existe la posibilidad de determinar esos riesgos con suficiente certeza, todos estos productos deben pasar una regulación específica para proteger la salud humana, animal y vegetal, además del medioambiente.
Aunque la Unión Europea permite el uso de OMGs, regulándolo estrictamente, Farmina va más allá de este principio de precaución excluyendo de cada formulación todos los potenciales ingredientes OMG. Para conseguirlo, utilizamos únicamente materia prima 100% certificada de no contener OMG en nuestros sistemas nutricionales Natural & Delicious y  Vet Life Natural Diets; no utilizamos maíz y promovemos el uso de cereales ancestrales típicos de la comida tradicional italiana como la espelta y la avena y tubérculos como la patata.

Elegimos evitar OMGs básicamente porque buscamos salvaguardar la salud de nuestros animales: existe la hipótesis de que la comida OMG podría potencialmente introducir nuevas toxinas o alérgenos en comida que previamente era sana, podrían transmitir resistencia a los antibióticos, reducir el valor nutricional, especialmente en el largo plazo. Algunos estudios han revelado cómo los animales alimentados con ingredientes modificados genéticamente podrían presentar configuración estructural del íleon, proliferación de células en las paredes estomacales e intestino, expresiones anormales de genes, cambios estructurales y funcionales de hepatocitos, síntesis desemparejada de zimógeno y un incremento de los niveles de lactato deshidrogenasa  en riñones y corazón. Los mismos sujetos mostraron un incremento en los niveles de triglicéridos, hipertrofia del hígado, alteración de los parámetros renales y toxicidad hepatorrenal en general, ocasionalmente asociado a la mal función cardiaca, suprarrenal o del bazo.

La expansión del uso de OMGs podría llevar a alteraciones agudas no solo en los animales alimentados con ellos sino también en el medio ambiente (reducir la biodiversidad, transmitir resistencia a pesticidas a plantas que crean plagas, promover la evolución de parásitos más y más resistentes) con el riesgo de un cambio en la balanza que equilibra nuestro ecosistema.
Por todas estas razones uno de los pilares de nuestras acciones es respetar la Naturaleza como el ecosistema en el que vivimos así como la naturaleza fisiológica de nuestra familia de cuatro patas, a los que queremos ofrecer lo mejor para asegurar su salud y bienestar, y en consecuencia su felicidad.

Farmina, Happy Pet. Happy You.